sábado, 25 de abril de 2009

UN POEMA DE EMILIO ADOLFO WESTPHALEN.




MUNDO MÁGICO


Tengo que darles una noticia negra y definitiva
Todos ustedes se están muriendo
Los muertos la muerte de ojos blancos las muchachas de ojos rojos
Volviéndose jóvenes las muchachas las madres todos mis amorcitos
Yo escribía
Dije amorcitos
Digo que escribía una carta
Una carta una carta infame
Pero dije amorcitos
Estoy escribiendo una carta
Otra será escrita mañana
Mañana estarán ustedes muertos
La carta intacta la carta infame también está muerta
Escribo siempre y no olvidaré tus ojos rojos
Es todo lo que puedo prometer
Tus ojos inmóviles tus ojos rojos
Es todo lo que puedo prometer
Cuando fui a verte tenía un lápiz y escribí sobre tu puerta
Esta es la casa de las mujeres que se están muriendo
Las mujeres de ojos inmóviles las muchachas de ojos rojos
Mi lápiz era enano y escribía lo que yo quería
Mi lápiz enano mi querido lápiz de ojos blancos
Pero una vez lo llamé el peor lápiz que nunca tuve
No oyó lo que dije no se enteró
Sólo tenía ojos blancos
Luego besé sus ojos blancos y él se convirtió en ella
Y la desposé por sus ojos blancos y tuvimos muchos hijos
Mis hijos o sus hijos
Cada uno tiene un periódico para leer
Los periódicos de la muerte que están muertos
Sólo que ellos no saben leer
No tienen ojos ni rojos ni inmóviles ni blancos
Siempre estoy escribiendo y digo que todos ustedes se están muriendo
Pero ella es el desasosiego y no tiene ojos rojos
Ojos rojos ojos inmóviles
Bah no la quiero



***








En 1933 a los 22 años de edad publica su primer libro Las ínsulas extrañas, el mismo que, junto con Abolición de la muerte le valen su prestigio como poeta.Editó El uso de la palabra (1939) y fue director de Las Moradas (1947-1949) y Amaru (1967-1971). Después de pasar varios años en Nueva York, como traductor de las Naciones Unidas y posteriormente en Italia, dirigió la Revista Amaru de la Universidad Nacional de Ingeniería, una revista de apertura mulltidisciplinaria. Enseñó Historia del Arte Prehispánico en la Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. En 1971 fue nombrado Agregado Cultural de Perú en Italia. Posteriormente ejerció este cargo en México y Portugal. En estos países es donde vuelve a presentar a sus lectores nuevos poemas.Fue, asimismo, un tenaz buscador de la excelencia artística que le valió el unánime reconocimiento de quienes trabajaron con él y de toda la comunidad literaria peruana. Tal es el caso de escritores y artistas como Mario Vargas Llosa, Fernando de Szyszlo, Jorge Eduardo Eielson y Julio Ramón Ribeyro, entre otros.Estuvo casado con la pintora Judith Westphalen (1922-1976) con la que tuvo dos hijas.Su obra poética es breve, pero fundamental en la literatura en lengua española. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en el Perú en 1977, el premio Southern Perú en 1997 y el premio Miguel Hernández de poesía en España el año 1998. El Estado Peruano le otorga las Palmas Magisteriales así como la Orden del Sol en 1995. Con afinidades con el movimiento surrealista, en colaboración con su amigo, el poeta y pintor peruano César Moro contribuyó en la Primera exposición surrealista realizada en Lima en 1935, bajo el lema de Francis Picabia: "El arte es un producto farmacéutico para imbéciles".Muy cercano igualmente al renombrado escritor indigenista José María Arguedas impulsó su obra a través de sus revistas. Además de escribir un par de ensayos sobre su trayectoria, le dedicó uno de sus poemarios.Murió en el invierno del 2001 en Lima, en la Maison de Santé donde permaneció varios años